De practicar a trabajar: inclusión en Novotel

Más de cien habitaciones tiene Novotel, el cual abrió sus puertas oficialmente el pasado 4 de enero en Viña del Mar, luego de reunir a un diverso equipo de trabajadores, entre quienes se encuentran Javiera, Claudio y Angie.

Javiera Gorigoitía, de 23 años, fue contratada por la marca, perteneciente a la cadena francesa AccorHotels, para desempeñarse como anfitriona del restaurant. Allí recibe desde las 7 am a los huéspedes y registra sus números de habitación, por lo que tiene mucho contacto con las personas.

“Hemos funcionado bastante con el servicio de buffette en comidas, lo que requiere de buena coordinación y comunicación. Eso es fundamental para que un grupo trabaje como equipo. Si uno no funciona sale todo mal para atrás”, explica Claudio, garzón y colega de Javiera.

“Aquí me siento más participativa, en más cosas, me toman en cuenta (…) He conocido gente nueva. He aprendido cosas de ellas, a caerles bien​, no me cuesta mucho. Me doy cuenta si la gente está triste o contenta, para dar un consejo. Pero no tengo mucho tiempo, estoy a cargo de dar la bienvenida a todos”, explica.

En el caso de Angie, de Colombia, la adaptación ha sido fácil. “Al principio no entendía muy bien lo que hablaban (los chilenos) pero poco a poco fui adaptando mi oído y me ha ido bien. Aquí en Novotel me gusta el trabajo, me llevo bien con mis compañeros y con Javiera, quien me ha sorprendido porque es muy inteligente y tiene muy buena memoria (…) Nos enseñaron cómo comunicarnos con ella”, explica.

“Mis compañeros me tratan bien. Conmigo son simpáticos. Me gusta cómo se dirigen a mí y me dan las instrucciones. Me gustaría trabajar aquí por harto tiempo”, cuenta Javiera. “A veces conversamos, no nos conocemos tanto pero nos caemos bien”, agrega. Junto a Claudio y Angie participaron de las dinámicas interactivas organizadas por el Hotel desde noviembre del año pasado  para que todo el staff se conociera.

DE PRACTICAR A TRABAJAR

“(Las prácticas) son distintas a trabajar. Acá es más complejo (…) Trabajamos en equipo y por turnos”, cuenta Javiera. Se ha tenido que acostumbrar a este nuevo ritmo: “Las prácticas eran dos días y ahora trabajo 5, y entro más temprano”. Estas normas y horarios fueron algo nuevo para ella. “Mi familia está muy orgullosa de esto”, detalla.

“Ayer los invité a tomar helado. Me hace sentir bien, cómoda y orgullosa poder hacer eso. Después me gustaría invitarlos a tomar tecito, almuerzo”, añade.

Sobre el ahorro, reconoce tener planes, como invitar a su novio al cine. “A veces me invita él o a veces yo. Ahora lo podré hacer yo”, cuenta. “Con más ahorros invitaría a mi mamá a tomar café y a mis amigas a tomar helado. Con mucha plata haría un asado familiar gigante”, finaliza.

PREPARACIÓN LABORAL

Apoyando a Javiera en sus funciones de interacción con el público, el discurso como anfitriona y su rutina, Flor Navarro se ha desempeñado como su Preparadora Laboral. “Me ha tocado acompañar todo el proceso desde el comienzo: la concientización al equipo de trabajo, la contratación y la fase en que estamos ahora que ha durado dos semanas. Hasta el día de hoy el desempeño de Javiera ha sido excelente”, precisa Flor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *